domingo, 5 de junio de 2011

TARTAS DE PAÑALES: PURA ARTESANÍA

Las tartas de pañales son un producto tan nuevo que mucha gente no sabe muy bien cómo se hacen. Ya en otro post explicamos qué es una tarta de pañales, pero ahora nos gustaría explicaros cómo hacemos nuestro trabajo, la dedicación y el cuidado de cada detalle para conseguir el mejor resultado.


En LMDC somos tres artesanas, además de unas cuantas colaboraciones más sobre las que nos apoyamos (gracias Viri, Fran, Carmencita...). Nuestras tartas se hacen por encargo. Trabajamos bajo pedido porque no queremos hacer tartas como churros. Si es posible, nos gusta dedicarle el tiempo necesario para hacerla única y diferente, para personalizarla según los gustos de quien la va a regalar, o sobre todo, de los padres del bebé que la van a recibir.

La decoración es nuestro plato fuerte. Dedicamos muchísimo tiempo a lograr el mejor resultado estético. Lo admitiremos, hasta discutimos por la tonalidad de un color. El buen gusto es primordial a la hora de hacer un regalo. Lo sabemos y consideramos que es allí donde hay que obtener la nota más alta del cliente.

Diseñamos cada detalle de cada pedido, por pequeño que sea. Esto implica que la búsqueda de los materiales para hacer cada tarta no siempre sea sencilla. Quizá no tenga mayor complicación comprar una bolsa de pañales, pero sí buscar toda una decoración, y mucho más con productos delicados, que van a tener que ser usados por un bebé. No será la primera vez que nos hemos recorrido la ciudad "a la caza y captura" de esa capa de baño de calidad y bonita, de unos calcetines de tal color y tal talla o de un peluche acorde con los tonos elegidos. Todo para obtener el mejor resultado.

Capítulo aparte merecen los patucos artesanos, que hacemos con hilo de algodón (en verano) y lana de primera calidad (en invierno). Los hacemos nosotras, no son de fábrica. Cada par ocupa una jornada de trabajo más que intensivo. Son nuestro sello y nuestra distinción. Lo mismo que los jabones y sales de baño aromáticas. Ingredientes de primera calidad para un regalo de primera calidad.

A todo esto le sumamos todos los ingredientes de las tartas: bandejas, blondas, estructuras, papel de seda, pañales, gomas, celo, papel de regalo, cintas de mil y un colores, lazos de mil y una maneras, baberos, biberones, chupetes, sonajeros, peluches, bodies, clacetines, productos de baño para el bebé, chucherías, lazos de envoltura, stickers, tarjetas, pinzas decorativas.... uff, tantos que el listado parece no tener fin. En el caso de las motos, además de los numerosos pañales, hay dos toallas, dos baberos, un par de calcetines, y un biberón, y en ocasiones, se añade la matrícula (una letra con la inicial del bebé), peluche y patucos.

Con todo ello, cada tarta lleva sus horas, dependiendo, claro está, de su tamaño o su complicación.

Ahora que conocéis un poco más de cerca nuestro trabajo, podéis comprender mejor por qué decimos que las tartas de pañales de LMDC son un gran regalo para el bebé.
¡Ahora podéis entender por qué lo decimos tan orgullosas!

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...